Misión y Visión

Home / Misión y Visión


MISIÓN Y VISIÓN

California, considerado uno de los estados de la unión americana más poblados y el tercero con mayor extensión después de Alaska y Texas, cuenta con una de las mayores concentraciones de Hispanos: aproximadamente mas del 35% de su población.

En el año 2001, Dios habló al Pastor Chuy Olivares de Casa de Oración Guadalajara sobre la necesidad de iniciar una congregación que se encargara de ministrar al pueblo hispano en el sur de California. Después de haber expresado esta misión, Dios habló al corazón de Guillermo Gómez y su esposa Rita, en ese tiempo pastores asociados en Guadalajara, para ser los primeros misioneros de Casa de Oración enviados a otro país y trabajar así en esta zona de tan claras necesidades espirituales.

En abril de 2002, Guillermo y Rita, junto con familiares y amigos conocidos, aceptaron el reto y se comprometieron a ser semilla para plantar una nueva congregación que hiciera historia, marcara la diferencia y quebrantara los moldes religiosos en el corazón de los creyentes a través dela predicación del verdadero evangelio y la sana doctrina. Juntos hicieron una Declaración de Fe basada en Jn. 17:17.

“Estamos Comprometidos con la Proclamación de las Verdades Absolutas de Dios en su Contexto Real.”

Casa de Oración California dio así sus primeros pasos en la ciudad de San Bernardino.Después de 3 meses se estableció en la ciudad de Fontana donde permaneció por tres años. De allí, la visión se traslada a Colton, ciudad del Condado de San Bernardino, que cuenta con aproximadamente 50 mil habitantes, y la que un 61% de la población está compuesto por hispanos.  Permanecimos allí tres años  y ahora estamos de regreso en la cuidad de Fontana.

Desde sus inicios, Casa de Oración Fontana tiene una Misión y Visión muy clara; Establecer en el Sur de California una congregación que se desarrolle en tres áreas importantes:

Ministrar a Dios en Adoración como  máxima prioridad.

Ministrarnos unos a otros con la enseñanza de la Palabra de Dios y con un fluir fresco de los Dones del Espíritu Santo.

Ministrar al mundo con el mensaje del Verdadero Evangelio y con un Testimonio de Excelencia en nuestra vida cristiana.

Nunca en estos años hemos dejado de verla mano de Dios estableciendo y afirmando Su obra en medio de nosotros.